Microcreditos para mujeres emprendedoras

Cuando hablamos de microcreditos o microfinanciación, sabemos que se trata de un proyecto financiero adaptado a las necesidades de la gente común y corriente y destinado a optimizar su bienestar. Desde su aparición, este tipo de financiación se ha ganando la fama gracias, a su eficiencia y aceptación por mujeres a las que ofrece un cierto confort económico, una autonomía laboral y una oportunidad a realizar sus sueños.

Microcreditos para mujeres emprendedoras

Siguiendo las tradiciones de los proyectos experimentales en Asia y la América Latina en la época de los años setenta, se difunde a partir de entonces, sobre todo, en forma de los microcreditos para mujeres. Incluso actualmente, al pasar tantos años, el tema de género sigue siendo primordial. De ayer a hoy: el desarrollo de microcréditos para mujeres emprendedoras estimula la economía familiar, que llega a ser muy desigual en diferentes partes del planeta, y ofrece apoyo a millones de familias que quieren dar un impulso cualitativo en su vida. En especial, se benefician de él las mujeres que pueden utilizar este crédito realizando tanto trabajo por cuenta propia como ofreciendo todo tipo de servicios empresariales.

Cuando el Premio Nobel fue otorgado a Mohammad Yunus y al Banco Grameen, el Comité Nobel destacó el papel del microcréditos para mujeres en la liberación femenina.

Efectivamente, los proyectos de prestamos para mujeres también tienen el objetivo social de fomentar la igualdad del empleo y luchar contra la todavía existente discriminación de género. Realmente, hoy podemos afirmar que una de las principales razones del éxito de estos programas se debe a que su objetivo son las mujeres. De hecho, se calcula que en total hay más de 350 sociedades que trabajan con microfinanciación el 73% de su cartera son microcreditos a mujeres emprendedoras, intrépidas luchadoras dispuestas a cambiar su mundo y el mundo de sus próximos.